miércoles, 17 de diciembre de 2008

Michael Schenker. Thank You.

Michael Schenker. Thank You.





Arreglada (más o menos) la chapuzílla de mi ordenador, Gabba Gabba Hey vuelve a estar en condiciones de predicar la paz y hacer la guerra (que es más divertido).
Hoy vamos con un secreto muy bien guardado. Uno de los secretos mejor guardados de la historia del metal, junto a la edad de Dio y el significado del emblema místico de Jimmy Page. Lo que hoy voy a revelaros es top secret, chavales. Después de estas declaraciones, servidor pasará a engrosar la lista negra de los metaleros de este mundo. Necesitaré guardaespaldas porque de ahora en adelante, allá dónde vaya habrá hordas de simpáticos melenudos enfundados en cuero negro, dispuestos a hacerme experimentar dolor en zonas de mi cuerpo cuya existencia ni siquiera sospecho. Lo que voy a contaros es tan secreto que ni siquiera el autor del Código Da Vinci se ha atrevido a revelarlo. Espero que sepan apreciar el esfuerzo que hago, poniendo mi vida en peligro para que el conocimiento les ilumine. Hasta ese punto les aprecio, queridos lectores.


Gracias a la impresionante red de contactos de nuestro colaborador Pheyva (que cómo ya saben, trabaja en el Servicio de Inteligencia de Su Majestad, salvándonos el culo a todos) que tiene ojos y oídos en todas partes, hemos conseguido una noticia escalofriante, digna de la nave del misterio lo menos. Muchos espías bothan han muerto para traer esta información. Tras una larga investigación, consultando los evangelios apócrifos de nuestras beatísimas abuelas, hemos descubierto una terrible verdad, que removerá los cimientos de las bases en que se asienta el "guitarrerísmo" (toma "palabro" que me acabo de inventar) del metal. Escuchen el álbum que hoy les servimos y ríndanse a la evidencia. Michael Schenker toca mucho mejor la guitarra acústica que la eléctrica. Ya está. Ya lo dije. Ya pueden apedrearme todos los hijos del metal. He destapado la caja de pandora.

Ahora, si quieren averiguar si lo que hay tras de mis escalofriantes palabras es cierto o es sólo una broma cruel de este esquimal trastornado, o tal vez una conspiración perpetrada por un grupo de enanitos verdes que ambicionan conquistar el mundo sin moverse del sofá, no les queda más remedio que hacer clik en el enlace de descarga que está ahí arriba y comprobarlo ustedes mismos.

Echenle un tiento a este disco instrumental que grabó el hacha teutón en los noventa. Lo hizo para agradecer a sus fans el apoyo a una excelsa carrera. Tan bien le quedó, y tan bien suena su guitarra desnuda, que ya ha grabado tres secuelas de esta obra, con el mismo título y el mismo formato.

¿Y ahora qué me dicen? ¿Es mayor su virtuosismo con la guitarra eléctrica o con la acústica? ¿Son de fanta limón o de fanta naranja? ¿Quién engañó a Roger Rabbit? Comenten, comenten.



9 comentarios:

ROCKLAND dijo...

Bueno, bueno a ver si voy a ser uno de esos que te persiga jejeje!! fuera coña, me quedo con Schennker eléctrico of course!!
Saludos

Victor dijo...

Jajaja oye tio realmente vamos a tener mas cosas en comun de las que creo, no lo digo por lo de Michael Schenker, lo digo mas que nada porque al parecer somos un pelin frikis lo digo por lo del espia Bothan y tal, de Schenker me quedo con Assault Attack, aunque recuerdo estos Thank You de cuando salian en aquel engendro propagandistico de la Rock News de Mastertrax. Saludos!

TONI dijo...

Me quedo con el Schenker eléctrico, pero el Thank You también está genial (y me he reído cantidad con este post, muy bueno!).

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Sois unos maricas, preferís la eléctrica a la acústica, pufff. (De buen rollo y eso ¿eh?)

javistone dijo...

La verdad es que JAMÁS he oído nada suyo, nunca me ha apetecido, no sé, no me atrae (su música, se entiende).

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Pues ya estás tardando, je je.

Fantômas dijo...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por el mío, creo que te puede llegar a interesar por las cosas que veo que posteás (y de paso si querés intercambiamos enlaces).

Mi blog, principalmente sobre música, lo podés encontrar acá:

Soy del Montón

Un abrazo.

paulamule dijo...

Desde luego me quedo con mi Schenker eléctrico pero este hombre puede sacar sonido hasta con una sartén si es preciso. Salud.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Gracias a todos por pasar. Como dice Paulamule, el Schenker es capaz de hacer sonar a gloria incluso a una sartén. En eléctrico es un pro de cuidado, pero que sea tan bueno en acústico me parece un detalle de los que marcan la diferencia, sobre todo teniendo en cuenta que, por lo general, sus colegillas heavies suelen parecer mancos cuando cogen una guitarra acústica.