jueves, 27 de diciembre de 2007

Fisherman's blues

The Waterboys "Fisherman's blues"




Ya va siendo hora de actualizar esto. Ahora que han publicado un nuevo disco no está de más recordar el mayor momento de gloria de esta importante formación británica.

Formados por el escocés Mike Scott a principios de los años ochenta, los waterboys lograron grabar en 1988 el que para muchos es su mejor disco, este Fisherman's blues que hoy os presentamos.
Los cambios en la formación de esta banda han sido una constante desde su fundación, permaneciendo Mike Scott como líder, cabeza pensante y saliente del proyecto durante toda su historia, actuando como catalizador de los talentos de sus compañeros y como guía espiritual del grupo. Honesto trovador de voz dylanesca, Mike Scott se rodeó en esta ocasión de músicos irlandeses para dar forma a un álbum en el que se unían sus inquietudes espirituales expresadas a través de su notable capacidad literaria. Todo ello arropado con una sonoridad celta que alejaba esta obra del sonido exhibido en sus anteriores discos, más orientados al rock. Si los críticos habían denominado el sonido de sus inicios como Big Music, Fisherman's blues marca el comienzo de una nueva etapa, representando la adopción de sonoridades más propias del folk celta. Asimismo, la formación de la banda (conocida como the Raggle Taggle Band) en esta época es considerablemente amplia, consiguiendo matices hasta entonces vetados al bueno de Scott. Fue también su momento de mayor éxito comercial y su influencia puede rastrearse en grupos tan dispares como U2, Simple Minds o The Pogues.
El interés de Mike Scott en estilos como el country, el folk celta, o incluso el gospel se deja translucir en unos inspirados violines que visten unos textos marcados a fuego por la obra de grandes escritores como William Buttler Yeats, C. S. Lewis o Robert Burns.
Desde su inicio con el emocionante tema que da título al disco, hasta el final con la épica adaptación de un poema de Yeats (y ese simpático guiño al influyente Woody Gurthie escondido al terminar el álbum) todo el disco resulta insultantemente arrebatador... un álbum que no debe faltar en la discoteca de todo aquel que haya vibrado con el Desire de Bob Dylan.
Y ya está bien de leer ¿no? ahora os toca descargar un poquito, que yo ya me he cansado de escribir.


4 comentarios:

nAt82 dijo...

Estupendo discazo este, seguid con mas musica.

Un saludo.

Natt.

UldamanK dijo...

GUAS GUAS. Se me desliza la baba cual tonto en ayunas con ese sonido.

Me encantan no los conocia, un placer visitar vuestra pagina.

MANOS DICIENDO ADIOS.

Un esquimal onanista (como otro cualquiera) dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Ahora mismo tenemos esto un poco parado pero para Febrero la maquinaria volverá a funcionar a todo trapo. Esperamos vuestras visitas.

Sand dijo...

No estan mal no señor, huele a victoria por aqui..